martes, 1 de enero de 2013

Los Pergaminos de la Restauración espiritual

La Narrativa que compartiremos con ustedes fue publicada en el reciente libro, recientemente editado por los Talleres Gráficos La Prensita de Tres Lomas y cuyo autor es Néstor O Salgado; ejemplar que usted puede adquirir en bibliotecas o reservándola a su autor; es un relato apasionante y que habla de los muchos Misterios que aún conserva ser revelar la humanidad
"Los pergaminos de la restauración espiritual"


Eduardo salió de la gruta natural, al pie de la montaña y miro el valle con desazón; una vez más los datos que había recopilado; esta vez encontrados en un viejo libro de la Biblioteca del Cairo; una de las bibliotecas más antiguas de Oriente Medio, no eran exactos o el no había traducido correctamente el material; lo cierto era que nuevamente había fracasado en la búsqueda del pergamino de los Milagros; según fuentes antiguas escrito por una Civilización prácticamente desaparecida hace unos 2.000 años ha causa de luchas triviales, persecución y enfermedades; los pocos sobrevivientes quisieron preservar sus enseñanzas místicas y sus escribas relataron en los manuscritos estos conocimientos espirituales y los ocultaron en las grutas; uno de ellos fue encontrado años atrás por mercaderes, que al notar su antigüedad, se dieron cuenta que alguien pagaría buen precio; para proteger esta sabiduría, con mucha astucia los Sacerdotes había codificado el mensaje escrito en Hebreo ; solo seria posible revelar el secreto si se hallaban los tres papiros que contenían el total del relato místico; estaba en un dilema existencial que debatía internamente, tenia dos opciones, continuar con la búsqueda o volver a su Ciudad y sus negocios, dejando esta misión que a si mismo se había encomendado, el día que se cruzo con el mercader; aún recuerda aquel momento, caminaba por una Avenida mirando vidrieras y se detuvo frente a una librería; allí fue abordado por un hombre, que le pregunto si le interesaban los misterios; claro como a cualquier ser humano argumento Eduardo sorprendido; porque me pregunta esto estimado amigo. ¡¡¡Bien me presento!!! Anuncio el hombre; soy Jeremías, vendedor de Antigüedades y días pasados; quizás usted no lo noto pero estaba en la Biblioteca cuando leía el libro titulado el Pergamino de los Milagros, conozco ese libro y el relato es verdadero, el que descodifique el mensaje de los pergaminos tendrá en sus manos una herramienta valiosa que de ser revelada, cambiara la visión filosófica, modificara datos históricos y nos dará una nueva espiritualidad; además el poseedor podrá encontrar tesoros ocultos en las simples cosas de la vida; realmente parece que nuestro encuentro fue una causalidad; me intereso ese libro pero no estoy convencido que lo que revela sea autentico expreso Eduardo, que evidencias tiene Jeremías para demostrarme que en realidad existen los pergaminos, o al menos existieron alguna vez; es muy simple Eduardo; tengo en mi poder uno de los manuscritos encontrado hace unos años de casualidad por mercaderes, que desconociendo el valor del mismo me lo vendieron por unos pocas monedas de Plata; se que usted ira por los restantes pergaminos, he notado su entusiasmo y se que es una persona honorable; solo le pido una cosa, si descifra el código ponga esa sabiduría al servicio de la Raza humana; que llegue ese conocimiento especialmente a los más pobres; porque a ellos les pertenece;.¡¡¡tome es suyo, es uno de los tres mensajes!!! Soy demasiado viejo para emprender la búsqueda y usted es el designado en respuestas a mis oraciones para reemplazarme en la tarea; que Elohim bendiga su trabajo y continuo camino; horas después Eduardo comenzó la búsqueda que hoy parecía tocar a su fin, cansado, sucio y sediento a las puertas de una de las grutas, era un Ser vencido; descargo su mochila al pie de una enorme piedra frente a la gruta, tomo la cantimplora, bebió varios sorbos de agua y se sentó sobre la piedra, había hecho todo lo posible sus manos tenían el rastro del esfuerzo, el pico y la pala durante varios días habían sido su única compañía; había perdido la comunicación telefónica al extraviar su celular en las entrañas de la Montaña; estimaba que finalmente hoy vendrían a buscarlo y todo concluiría para siempre; al menos para el, quizás algún día otra persona vuelva a intentarlo; de pronto surgió la pregunta en su propia mente ¿Por qué razón, estaba aquella gran piedra solitaria frente a la gruta, si no hay otra parecida a sus alrededores, seria natural su presencia allí, quizás fruto de algún antiguo derrumbe, o la coloco la mano del hombre y si fue colocada, cual es el sentido ,seria una señal? Por primera vez desde el comienzo de la búsqueda sintió en su fuero íntimo que esas preguntas tenían una respuesta; alguien con mucha sabiduría había utilizado esa piedra para demarcar un lugar preciso; ese día se marcho con el contingente que vino a rescatarlo, pero volvería…
Días después retorno Eduardo acompañado por un Museólogo, un asistente de justicia y su maestro espiritual, en pocas horas de exploración y cavado descubrieron  dos cilindros de madera recubierta y en cada una de ellas un manuscrito; Carlos Guzmán por su experiencia profesional a cargo del área de museología, tomo los cilindros y los cubrió rápidamente, sabia que luego de sacados de la tierra que los cubría, debía protegerlos del aire; el contacto con la atmosfera podía dañarlos, ahora comenzaría la tarea más delicada, investigar, estudiar y si fuera posible  descifrar el mensaje; Eduardo tenia la certeza que habían hallado lo que con tanto entusiasmo habían buscado, miro hacia el cielo y en el paso de las nubes y su juego de luces y sombras con el sol le pareció divisar la sonrisa del viejo Mercader.
Llegaron a la Ciudad y se dirigieron al laboratorio de investigaciones científicas; allí expertos en idiomas estudiaran las escrituras y luego traducidas las pondrían a disposición del grupo a cargo; la tarea fue difícil por la sencilla razón de la fragilidad de los elementos, pero fue realizada con impecable trabajo profesional; ahora quedaba pendiente una última etapa, intercalar el mensaje entre los tres pergaminos hasta poder descifrar el mensaje oculto; si fracasaban, el misterio continuaría vigente y la sociedad  necesitaba hoy más que nunca la sabiduría de los grandes maestros de la Humanidad; estimaban que mediante la tecnología actual esta tarea seria más sencilla, los programas de computación permitirían miles de comparaciones; en pocas horas tendrían los misterios descifrados; pero los relatos místicos muchas veces por pertenecer a un conocimiento reservado a un selecto grupo de iniciados, esta más allá de toda lógica matemática; solo lograron transcribir claramente estos relatos que pertenecerían a un mensaje más completo y que afirma que -Los entendidos resplandecerán como el resplandor del firmamento; y los que enseñan la justicia a la multitud, como las estrellas a perpetua Eternidad*- ha pasado el tiempo y a pesar de los esfuerzos el pergamino de los Milagros sigue siendo, un misterio…
(Seudónimo El Eremita)
*(Daniel 12.2-3)

Publicar un comentario