martes, 29 de agosto de 2017

Sigue lloviendo

En algunos momentos el hecho de despertar lloviendo parece hasta poético; pero cuando esa lluvia se va transformando en inundación y muchos campos, que son en buena manera los generadores de divisas económicas para nuestras localidades se encuentran saturados de agua, uno se comienza a preocupar.
Lamentablemente esta grave situación permanecerá un largo tiempo y de nada sirve una emergencia agropecuaria de dos o tres meses cuando el campo afectado, quedara asi por largo tiempo.
Tampoco es útil la especulación política; lo valioso es darnos cuenta que todos, cada uno de los Ciudadanos del Distrito de Guaminí debemos prepararnos para enfrentar la crisis que dejará a muchos empleados rurales y pequeños productos sin trabajo y endeudados; que el municipio y la provincia tendrán menos recaudación y que el ajuste se notará en todos lados.
Un buen gesto sería que los funcionarios políticos se redujeran el sueldo, que aquellas personas que tienen recursos generen alternativas laborales.
Omar Salgado



Publicar un comentario